viernes, 17 de abril de 2015

LA HISTORIA DE LOS MANTECA DE ARREDONDO (III)

4. Los tatarabuelos

         Ya nos vamos acercando: estos antepasados nacieron entre 1764 y 1810 y son los siguientes:

         Antonio Manteca y García Diego + Juana Castillo y Sainz de la Quintana
         Andrés García de Malavear y Regil + Francisca Fernández Alonso y Gómez de Saro
         Francisco Sánchez + Josefa Sampedro
         Esteban Manteca Castillo + Rosa García Alonso



Antonio Manteca y Juana Castillo eran de Socueva y tuvieron 9 hijos. Nuestro tatarabuelo Antonio no debió resistir este ritmo porque murió antes de cumplir los 50 años; Juana se volvió a casar en 1815 con Manuel García de Malavear, del que tuvo 2 hijas.
         Lamentablemente no tengo más datos acerca de estos personajes. 
         Francisco Sánchez y Josefa Sampedro eran de la zona oriental de Asturias. Su hijo, José Sánchez Sampedro, nació en Llanes (según datos del Archivo Diocesano de Santander; en su registro de matrimonio figura que era de Porquerizo, Parroquia correspondiente al Partido Judicial de Llanes)


         En agosto de 2008 mi  hermano Ramón, el primo Javier Manteca y yo estuvimos investigando en el pueblo de Val de Deva. Porquerizo -ahora Boquerizo- es uno de los barrios de Val de Deva. La búsqueda resultó inútil ya que ni en la iglesia del pueblo ni, posteriormente, en el Archivo Eclesiástico de Oviedo se pudo localizar a nuestro antepasado ni a su familia.
         En cuanto a Esteban y a Rosa resulta que, como luego veremos, fueron a la vez mis tatarabuelos y mis bisabuelos, así que me ocuparé de ellos en el capítulo dedicado a los bisabuelos.


         Los tatarabuelos vivieron bajo los reinados de Carlos III y Carlos IV y pudieron haber participado (de haber sido marinos) en la expedición alrededor del mundo de Malaspina junto con su vecino de Riva, el Teniente de Navío don Antonio de Tova y Arredondo. Es la época de la Ilustración y del éxito del compositor Boccherini afincado en Madrid, pero también la del Despotismo Ilustrado.

5. La descendencia de una tía-tatarabuela

         Resulta que la tatarabuela Juana Castillo, esposa de Antonio Manteca y García Diego, era la pequeña de cinco hermanos. La mayor era María Águeda, luego Ysabel, después venía Josefa Clara, luego Juan y, finalmente, ella.



Todas las hermanas se casaron, aunque aquí nos vamos a fijar sólo en dos: Juana, que se casó con un Manteca y es nuestra tatarabuela, y Josefa Clara, seis años mayor que la anterior, que se casó con Juan Gutiérrez Solana.
La descendencia de Josefa Clara es bien conocida: el mayor de sus hijos fue Antonino Gutiérrez Solana y Castillo, indiano famoso, hombre de negocios, empresario de éxito y constructor de la iglesia de Arredondo y de la carretera de Alisas. 



        El segundo de ellos fue Manuel Gutiérrez Solana, bisabuelo del pintor José Gutiérrez Solana. De la tercera hija, Manuela, no tengo referencias.
Así que el indiano Antonino Gutiérrez Solana era primo carnal del bisabuelo Esteban Manteca y tres años mayor que él. Como el nombre de Antonino no existía hasta aquel momento entre los Manteca, cabe pensar que el afán de Esteban de poner este nombre a un hijo suyo (lo hizo por dos veces) se debería quizá a un deseo de homenajear a su distinguido primo. Hoy en día es nuestro primo Nino Arce el portaestandarte de este nombre.


Para los aficionados a la pintura diremos que José Gutiérrez Solana, el pintor tenebrista, el loco que pintaba máscaras, es primo cuarto de José Antonio, de Nino, de los de Rasines y del de Bezana.
También es primo cuarto de los Manteca Ibarra, hijos de Jesús Manteca Martínez.

3 comentarios:

  1. Interesante,, soy una Manteca..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo. ¿A qué variedad de Manteca perteneces?
      Si se trata de la Manteca Arredondensis, entonces somos parientes.

      Eliminar